Se van muy felices

En la visita de este anterior fin de semana, recuerdo que pasamos un domingo de los más corrientes y tranquilos, buscando sin ninguna intención lo cotidiano, lo cercano. Un paseo por las calles de alrededor, unas corretadas por la plaza, ir a comer a casa de los abuelos, salir a la terraza con los titos a pintar aprovechando el buen tiempo, jugar a lo que te pida el cuerpo, … al pañuelo, a chutar con el balón, … compartiendo los momentos con la familia y disfrutando de la paz y de la serenidad de no estar sujetos a horarios ni a las prisas.

Ellos se expanden con la diversión y el ritmo de hacer lo que les plazca a cada instante, entusiasmándose sin apenas darse cuenta de una paz de libertad en calma, recreándose en lo familiar y usual, sin tener que pensar en el momento que sigue, dejándose llevar.

20141029-095831-35911340.jpg
20141029-104113-38473593.jpg

A última hora, con tiempo de por medio, antes de irse a casa de su mamá a las 20:00, aproveché para bañarlos, secarles el pelo y volver a vestirlos con algo más de abrigo, algo muy rutinario, pero que conmigo por los horarios de las visitas entre semana no suelen hacer. Cuando los dejé con su madre la tranquilidad y el bienestar que habíamos tenido todo el día no me abandonó, la sensación que me quedó fue … Se van muy felices.

Las cosas sencillas … muchas veces las tenemos tan de frente que quizás por eso habitualmente no percibimos que en ellas se encuentra eso … la felicidad.

20141029-095902-35942875.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s