2

Falsas Ilusiones

Disneyland

Dentro de poco comienzan las vacaciones de verano de los peques, según me explican ellos están deseando cogerlas y salir un poco de su rutina colegial. Tras el largo curso escolar es normal que quieran algo de cambio y de nuevas actividades, creo que es más que fundamental para ellos y para cualquiera tomarse esas vacaciones en las que más que nada lo que buscamos es algo de variedad.

Desde hace unos días, hemos creado una lista para ir apuntando en ella las actividades que se nos vayan ocurriendo para luego hacerlas este verano. Tenemos la gran suerte de poder disponer nuestras vacaciones entre el campo y la playa, así que hemos creado una lista para cada lugar. Excursiones a la cueva de la calavera de la cabra, volar una cometa, aprender a montar en bici sin ruedines, bucear con tubo y aletas (David quiere ser buceador … jajajaja) … son algunas de las que ya están apuntadas y que a lo largo de esos días desarrollaremos juntos. Puede ser que no las cumplamos todas, eso siempre se lo digo, pero su gran mayoría os aseguro que sí.

A lo largo de todos estos meses anteriores Susana me comentaba ilusionada que ella, David y su madre iban a ir en las vacaciones de verano, a Paris … a Disneyland, a lo que yo le decía que me parecía un muy buen plan, que lo importante era disfrutar y que estaba seguro que iban a pasarlo muy bien,… ella en buena parte me lo comentaba ilusionada. En la visita del pasado domingo estando en el campo y casi sin venir al caso Susana me dijo: “Papá al final no vamos a ir este verano a Disneyland, mamá me ha dicho que como tú no le has dicho que días ibas a estar de vacaciones con nosotros pues que por eso no podemos ir” … me quedé helado.

Jugar con la ilusión de los niños prometiéndoles cosas que luego no se cumplen es algo vergonzoso que jamás se debe hacer, es engañarles, es aprovecharse de su inocencia y de su confianza, con la consecuente frustración para ellos de no ver realizada una ilusión que además no ha salido de ellos sino que encima se la han creado. Es un juego sin piedad con el que se puede hacer mucho daño a los niños, creando sentimientos profundos de angustia y ansiedad, como la que tenía Susana al contármelo.

Pero que encima su madre me eche la culpa a mi, delante de su hija, de que ella y los que la rodean no cumplan sus promesas, eso ya no tiene nombre, es sencillamente asqueroso, y lo dice todo del tipo de personas que son.

Me alegro que Susana me lo comentara abiertamente, con confianza y así pudiera sacar fuera, en parte, esa decepción que le han generado, y poder explicarle con sencillez y sin más detalles, que la próxima vez tan solo tiene que llamarme su mamá, comentármelo y cuadrar los días.

Lo curioso es que éste no es el primer caso en el que les acrecientan ilusiones con historias que luego no se cumplen. Ya el año pasado Susana y David me comentaban sucesivas veces que en verano irían con su madre a un crucero en barco, pero llegado el final del verano ni barco ni nada parecido. Al parecer Susana no obtuvo explicación alguna de porqué eso que le hablaron y que con tanta ilusión le contaban, no se llegó a realizar, ella me dijo: “Al final no se qué pasó que no fuimos en barco”, imaginaros con que cara me lo decía. Como ese año la mamá elegía los periodos de vacaciones ya no tenía la excusa perfecta para justificarse delante de sus hijos.

A los niños no se les miente, ni se les genera falsas ilusiones, y mucho menos a los hijos, por suerte ellos dos son muy listos emocionalmente y van a aprender muy rápido por su experiencia, a distinguir entre los que hablan con la verdad y desde el corazón, y los que hablan con la mentira, desde el egoísmo.

 

10

Vacaciones Pagadas

En este periodo de vacaciones de Navidad, hemos disfrutado los tres juntos de la mitad de los días. Han sido un total de diez días seguidos, en los que hemos podido convivir aprovechando al máximo los momentos, disfrutando de cada uno de los instantes que componen del día, mañana, tarde y noche. Momentos como la hora de recogerse en casa, la hora del baño, la de la cena, la de tomarse el yogur viendo la TV, la de irse a la cama, la de leer un cuento, algún despertar de madrugada para ir al baño, o alguna tosecilla que requería de jarabe, el que te despierten por la mañana metiéndose en tu cama y potreándote hasta que te levantas … a algunos os sonará como algo rutinario, a mi conforme lo escribo, me suena a Gloria. A parte de lo bien que lo hemos pasado haciendo de todo con las fiestas y reuniones familiares propias de las fechas, esta serie de cosas habituales que os he señalado y que yo no puedo compartir con mis hijos, son las que nos completan, me completan … hacen que el día sea literalmente perfecto. Hemos disfrutado muchísimo los tres 🙂 .

Hablando de las vacaciones, quería señalar algunos datos sobre estas, que analizándolos detalladamente resultan más que sorprendentes, os lo aseguro.

En nuestra sentencia en la que le otorgan la guarda y custodia a la madre y nos dejan a los tres las visitas para poder hacer vida juntos a diario, se establecen durante las vacaciones escolares (Verano, Navidad y Semana Santa) periodos de tiempo igualitarios para que los hijos los pasen con un padre y con otro. Eso sí, solo igualitarios en tiempo. Es curioso que durante esos periodos en los que se reparte el tiempo equitativamente, se tenga que seguir pasando la pensión por alimentos (pensión a la madre mientras los hijos están con el padre), muy muy curioso.

Pero más curioso es aún cuando sumas todos los días en los que se hace un reparto equitativo de tiempos, o sea, vacaciones y fines de semana, en nuestro caso. Aquí os muestro el desglose.

IMG_4310

Sorprendentemente hace un total de 183 días, o sea, 6 meses, … o sea, la mitad del año. Medio año en que los tiempos son equitativos con un padre y con otro, pero eso sí, medio año en el que la balanza con “los alimentos” se inclina toda a favor del progenitor materno.

Así que como último dato deductivo, ya me diréis … quien se va con las vacaciones remuneradas y quien tendrá que echar mano del low cost.

Feliz Año y Feliz entrada al cole a todos !!

10

La auténtica Lucha por la Custodia Compartida

En una ocasión conversando de toda esta situación que atravesamos los padres por conseguir la custodia compartida de los hijos, una buena amiga me comentó que no le parecía idóneo o adecuado el término de Lucha para definir esta realidad. En aquel momento a través de las sensaciones que tenía le dije que para mi era totalmente acertado, pero no fui capaz de argumentarle en palabras el porqué. Después de leer muchos testimonios de personas que me escriben y que comentan a través del blog, exponiendo cada cual parte de su caso, después de ver por las redes sociales las vivencias de cada padre, de cada hijo, tras hablar con personas que pasan por lo mismo y tras ir madurando impresiones propias, entendí su verdadero significado.

Periodico3

A priori, lo que vemos es una lucha en los juzgados, una lucha por hacernos notar, porque se haga justicia para los padres y sus hijos, una lucha por ser reconocidos como lo que somos, sus padres, por buscar lo mejor para nuestros pequeños que es lo que más queremos, una lucha fuera, en la calle, en los medios, con asociaciones, con publicaciones, con manifestaciones, una lucha externa. Pero la verdadera lucha, la auténtica lucha despiadada, la que le da el verdadero carácter a la palabra y la que hizo que no dudara de que era el término adecuado, es la lucha que llevamos cada padre en su interior, una lucha que se libra por dentro de nosotros cada día, una lucha incesante, que a veces te abate y ante la que te levantas siempre, una lucha de inquietudes permanente, de si el tiempo separado de tus hijos les hará mella, de saber que te necesitan y no estas, una lucha porque no quieres que sufran de ningún modo tu ausencia, una lucha de sensaciones contrapuestas que en ocasiones te consume, un querer amar desbordado y no poder, una lucha por no entender que no puedas compartir la vida con las personas que más amas y las que más te necesitan, … esa es la verdadera lucha por la custodia compartida, la que tenemos dentro, la que hace que no abandonemos, la que nos mantiene despiertos muchas de las noches preguntándonos por que pasa esto y qué puedo hacer, una lucha que jamás dejará de librarse en lo más profundo de nosotros, mientras no cambien las cosas.

No ansiamos una victoria por encima de nadie, queremos que ganen todos, queremos que el curso natural de los sentimientos de un hijo, su padre y su madre vaya por un camino común.

Esta lucha contra el desasosiego feroz que corroe el corazón,… no se la deseo a nadie, … tan solo los que atravesamos estas aguas sabemos de su auténtico significado.

He aquí mi definición de la palabra Lucha, mi Lucha.

3

La mala educación

aristoteles2

Una situación que se repite constantemente todos los días de la semana y que creo que es merecedora de comentar en un post por todas las connotaciones que conlleva, es la siguiente: En los momentos en los que acaba la visita y quedo con la mamá para llevarle a los peques, siempre la saludo delante de ellos, como entiendo que debe hacerse, con un “hola mamá, ¿qué tal?”, a lo que el 90% de las veces no obtengo respuesta alguna, ni siquiera una mirada por su parte. Ella se dirige a los peques como si la persona que los acompaña, yo, no existiera. Le entrego sus mochilas del cole, les doy un beso a los dos, ellos sí se despiden de mi y me despido de todos, a lo que ella tampoco responde.

Esta desconsideración hacia el padre de sus hijos, delante de sus hijos, me resulta vergonzosa y una falta de respeto hacia ellos mismos. Esta falta de modales, inteligencia y educación, y por supuesto no les hace ningún bien a los peques. ¿Qué pensarán los niños cuando vean que su madre no saluda delante de ellos a su padre, que lo ignora completamente y que no le devuelve un simple saludo de hola y adiós? Una madre que actúa así delante de sus hijos posee unas carencias en valores considerables, y esto solo es lo que yo veo. Si esa es la forma que tiene de educar a sus hijos no creo que vaya por el buen camino y deja bastante que desear, se ve que la buena educación no está entre los valores que quiere fomentar.

Todas las diferencias que pueda tener con ella, en esos momentos las dejo a un lado y lo único que pienso es en los peques que sí se merecen mi respeto, y por ese motivo la saludo con total normalidad delante de ellos. Si he de comentarle cualquier cosa del colegio o de si están malitos se lo comento sin más. Cuando los peques me hablan de algo que han hecho con su madre me encanta que me lo cuenten y les pregunto sobre ello, quiero que se sientan cómodos hablando delante de mi de sus vivencias con su madre, y que vean y sepan que pueden compartirlas conmigo con total confianza porque forman parte de su vida. Si ella no es capaz de saludarme delante de ellos imagino que cuando le hablen de mi también los ignorará. Con esta actitud no hace otra cosa que hacerlos sentir incómodos y perdidos, … como se ha venido demostrando siempre piensa primero en ella y luego en sus hijos.

Una simple pregunta, ¿Si la ley le concedió todo lo que pidió en base a la custodia de los hijos, por que presenta esta actitud? … Yo no lo entiendo.

Dentro de los valores que yo sí quiero inculcarles está el amor a la madre y el amor al padre, respeto a la madre y respeto al padre, y creo que mal no lo hago, porque ellos se sienten siempre cómodos y felices conmigo.

En muchísimas ocasiones, cuando ya cojo mi camino después de dejarlos con la madre, los dos peques me llaman a lo lejos y vuelven corriendo para darme otro abrazo y otro beso … que intuitivos son y que lecciones dan … Os Quiero Mucho a los dos Hijos.

2

Peculiaridades de mi Juicio “Boca Tapada”

Para que no caiga en el olvido y quede archivado aquel momento que supone el que nos encontremos actualmente en esta absurda situación (haciendo vida juntos a base de visitas), hablaremos en esta nueva sección de todo lo que aconteció en el Juicio que abocó en tan irracional sentencia. Aquel acto que me dejó realmente impactado, por su contenido, por la actuación de los participantes, por su resultado y por la forma de vivirlo, merece un hueco en nuestro Blog, y lo iremos desglosando punto por punto, para dejar constancia de la irracionalidad del mismo.

step0007

El primer punto que quiero comentar en este primer post de esta sección, es el hecho de que yo, el padre de los niños, no pude hablar en la hora y media que duró el Juicio. Me sentaron en un banco a escuchar, y nadie me hizo una sola pregunta, ni tuve oportunidad alguna de mencionar una sola palabra. Por el contrario tanto la madre de los pequeños, como la abuela materna de ellos, que hizo de abogada de la madre, pudieron declarar y argumentar a lo largo de todo el proceso.

Es inaudito que en un proceso en el que están implicadas dos personas directamente, una pueda hablar y la otra no. ¿Qué tipo de justicia es esta? ¿La de tapar bocas? ¿La de acallar voces que no interesan que se oigan? … Jamás entenderé que un juez o jueza, permita que esto suceda en su sala, no sé si tiene potestad para preguntarme o no, imagino que sí, pero si va a desposeerme de algo tan legítimo como es la custodia de mis hijos, que menos que dirigirse a mi y decirme “¿Tiene usted algo que decir?”, pero era mucho lo que tenía que decir, era la gran verdad que había que ocultar.

Al parecer, solo puedes declarar si te propone a testificar el abogado contrario, en este caso la abuela materna de los niños, pero bien sabía ella que no había pregunta alguna que me hiciera, que pudiera distorsionar la verdad de una situación que ella conocía perfectamente y que por su cobardía no se atrevió a falsear cara a cara conmigo.

La impotencia que sientes al no poder defenderte de todo lo que allí se estaba diciendo, al no poder decir que siempre me había y me he estado ocupando de los hijos, … es tremenda. Que se esté cuestionando que es lo mejor para tus hijos … y que tú, el padre, no pintes nada en eso … es una desconsideración bárbara hacia la figura paterna, … absurdo. Y como tal menosprecio en el proceso tal desprecio en la sentencia.

Como acabó diciendo mi abogado en su alegato final “¿Por qué no se ha propuesto a Javier para hablar?, ¿A caso con eso no se pretende ocultar la realidad? Señoría, … nos ha faltado escuchar al padre de los niños”.

Esto no tendría que pasar.

14

La Ley de los Hombres sin Padre

20140519-120635.jpg

La semana pasada recibimos la Sentencia de la Audiencia provincial de Jaén por la que se DESESTIMA nuestro Recurso en su totalidad.

Leerse los argumentos que intentan exponer y razonar sin sentido alguno es angustioso, … los lees con desesperación una y otra vez … y otra vez … buscando algo algo algo de contenido en las palabras que ponen y no encuentras NADA. La desconsideración hacia mí, como persona y padre es bárbara, y la impotencia que te generan es horrorosa porque son palabras VACIAS y frases absurdas las que te tienes que tragar. Creer poder encontrar algo entre toda esa basura que te plantan con ese sello de “Administración de Justicia” y no encontrar nada fehaciente, te rompe.

“La Sala” me reconocen que:

– Efectivamente en la PRÁCTICA estamos llevando un régimen de CUSTODIA COMPARTIDA

– Que soy comprometido y participo activamente en la crianza de mis hijos

– Y que las relaciones con mis hijos son ideales, reconocido hasta por la propia madre.

Que reconozcan esto y que le den la custodia en exclusiva a la madre, puesto que estiman que es la medida más beneficiosa para el bienestar de los menores … ¿cómo se traga?

Están reconociendo que en la PRÁCTICA estamos llevando un régimen de CUSTODIA COMPARTIDA y se quedan tan panchos, ¿Qué pitorreo es este? Si en la práctica se reconocen estos hechos, por que no lo reconocen en la sentencia, he aquí la cuestión del ABSURDO de todo. Parece que se regocijan diciéndome “sí, si llevas razón, pero como nosotros mandamos hacemos lo que queremos”

Sigue leyendo

0

¿Dónde duermen mis hijos?

Algo tan simple como saber donde duermen mis hijos a diario, no debería convertirse en algo desconocido para mi, su padre.

Susana lleva ya tiempo deseando enseñarme su cuarto de dormir en casa de su madre, pero no ha podido ser. Ya le digo que algún día seguro que voy por allí.

Ha cogido un papel y me lo ha dibujado …:)))

cuart niños

En él se ven sus dos camas, muñecas y adornos varios … me lo ha explicado con mucha ilusión y ha seguido añadiendo detalles conforme me lo enseñaba.

Su madre conoce perfectamente mi casa donde ellos hacen sus visitas, lo cual me parece de lo más adecuado, sobre todo para ellos, una manera de enseñarles que compartir todo con todos es posible, y una manera de que se sientan más arropados por los dos padres en todos sus momentos. Que mi hija desee hacerme participe de una parte de su vida y no pueda … le parecerá raro … no mola nada.

1

Problema cuando acaba la Visita

20140424-191916.jpg
Desde hace ya bastante tiempo, cuando acabamos la visita de entre semana o la de fin de semana y voy a dejar a los peques con su madre, en muchas ocasiones David no quiere irse a casa de su madre. En cuanto empieza a olerse que nos vamos con su madre empieza a decirme “yo quiero a tu casa papá” y a poner cara de fastidio. Esto es una cosa que realmente me destroza, porque no es que suceda alguna vez, sino bastantes veces. El peque pasa un muy mal rato y justo cuando llega la madre se pone atacado a llorar, diciéndole a su madre que quiere irse a casa de papá. Intento cosolarlo diciéndole que mañana lo recojo en la guarde, pero le cuesta asumirlo. La madre le saca el móvil y le pone a Pou, eso le funcionaba al principio pero ya el niño pasa de Pou. Es muy duro ver que tu hijo lo pasa mal porque no puede estar conmigo, su padre. Todo esto me hace pensar que puede que no reciba la atención suficiente por parte de su madre.
Para intentar ponerle remedio a la situación fui a consultar con la psicóloga de la guardería de David que además lo conoce bien. Ella me comentó que para atajar el problema necesitaríamos actuar los dos padres en conjunto, estableciendo así unas pautas para trabajar en común, lo cual entiendo perfectamente y ademas considero que es lo adecuado. Sin mas, se lo comuniqué a la madre y me dijo: “No me parece que vayamos juntos a la psicóloga a tratar el tema”.
Lo que sí me parece a mi es una falta de responsabilidad tremenda por su parte de cara a su hijo, al no asumir un problema, del cual seguramente se siente responsable. Bien claro deja, como a lo largo de todo este proceso, que el interés por sus hijos y por su padre queda al margen de su interés personal.
Pueden parecer duras estas palabras pero más duro es que David un niño de tres años pase esos malos momentos, porque quiere estar con su padre y no puede.
Yo me hago la pregunta: ¿ qué pasará cuando se den otras situaciones peores con nuestros hijos, que seguro que vendrán? ¿Querrá actuar en conjunto? Imagino que no.

1

Nuestro Recurso de Apelación

20140422-181654.jpg

Dentro de una semana se reúnen los jueces de la audiencia provincial de Jaén para la votación y fallo de nuestro recurso. Tres magistrados que deliberarán otra vez sobre cómo podremos hacer vida común Susana, David y yo, si a base de visitas o con una justa custodia compartida junto con la madre. Todo ello sin siquiera conocernos a ninguno de los tres, ya sea a través de equipos de valoración o permitiendo una audiencia con ambos padres, todo ello sin poder haber hablado yo, el padre, ni una sola palabra en todo este proceso. 10 hojas que componen el recurso de mi abogada, son mi única arma para poder defenderme de tal abuso, 10 hojas cargadas de jurisprudencia.
Mi pregunta es ¿dónde está el componente humano en todo esto? Estamos hablando de la familia, de los hijos, ¿hay algo con más raíces humanas que eso? ¿por qué no se escucha al padre?, ¿por qué todo se basa en mirar papeles cargados de leyes?, ¿a caso les da miedo toparse de frente con la realidad, con esa realidad humana? … Que fácil se lo ponen ellos mismos, mirando sólo a un papel en vez de a los ojos de un padre para hablarle de sus hijos.

0

Un sustillo

En la visita de hoy habíamos decidido ir a comer a casa de la abuela, y pasar la tarde con ella. Al poco rato de acabar de comer, David se ha puesto a sangrar por la nariz, es algo que le suele suceder bastante a menudo, pero se le soluciona rápido. En esta ocasión no paraba de sangrar con abundancia y no se le cortaba. Viendo aquello, me asusté un poco y salí corriendo a urgencias, no soy yo el tipo de padre que baja a urgencias por cualquier cosa, es más, es la primera vez que voy con él, pero la verdad es que la sangre es muy escandalosa y la cara que se le estaba poniendo no me gustaba. Cuando he llegado me han atendido rápido, y viendo que parecía que se le había cortado y que estaba bien, me dijeron que simplemente ahora mismo no le tocara el tapón de algodón. David se ha portado como un tiaco, y no se ha quejado lo más mínimo, y ya sobre la camilla se ha relajado le ha entrado sueño y se ha dormido.

securedownload

Parece que ya está bien … menos mal