2

Diversión Asegurada

En la visita de este fin de semana, el viernes pasado, tuve la suerte de poder asistir, de principio a fin, a uno de los tantos cumpleaños que celebran los compañeros de clase de los peques. Normalmente, si es entre semana, los suelo llevar yo a la fiesta y luego ya se quedan con su mamá, pero en esta ocasión estábamos de fin de semana, con lo que me empapé del evento al completo. Se trataba de uno de los compañeros de David que había invitado a toda su clase y el lugar de celebración uno de esos centros de megadiversión infantil donde lo suelen organizar todo.

f02

Verdaderamente se lo curran muy muy bien, porque los nenes disfrutan hasta más no poder. Todo es como un ritual con sus distintas fases, el trance comienza con las dos únicas reglas que han de cumplir, quitarse los zapatos y ponerse la pulsera … jajaja, a partir de ahí es todo éxtasis y frenesí. Lanzados se van con sus amigos hacia las bolas, toboganes y colchonetas a revolcarse, saltar y brincar, algunos pasan previamente por la zona de pintura en la que les dibujan en la cara una máscara de algún superhéroe, hada o princesa. Tras un buen rato de ires y venires por todo el recinto, mientras los padres intentamos charlar un poco, les ponen su merienda en una mesa especial para ellos, donde el cumpleañero la preside y hace de anfitrión con corona. Tras el banquete, con tarta incluida, vuelven al ataque en un segundo asalto, increíblemente los ves con más fuerzas si cabe y más desvergonzados aún …. Jajaja. En este furor solo tiene cabida la diversión y a pesar de los porrazos y algún desliz urinario, ellos siguen adelante sin perder ni un minuto. El agotamiento en los padres empieza a hacerse visible, y ya optamos por convertirnos en meros espectadores … jajaja. Las únicas personas adultas que conservan la entereza y el ritmo de la fiesta son los organizadores del centro, que realmente hacen un trabajo de auténticos profesionales.

f001

Como culmen de final de fiestas les montan una minidiscoteca, en la que la monitora los pone a bailar temas tipo “Candastar”, muy gracioso verlos saltar al ritmo de la música. Observarlos fue casi como una introspección en un futuro no muy lejano … jajaja

Me encanta ver cómo disfrutan, me hace sentir bien. Creo que el divertirse es de lo más importante que deben aprender a sus edades :), así que ¡a disfrutar!