2

Sensaciones de Papá

Las sensaciones que nos ha dejado este periodo estival en el que hemos podido disfrutar de hacer vida juntos durante una semana y dos quincenas alternas son fabulosas. El no estar sujetos a horarios de visitas, pudiendo disfrutar de continuo del día a día, nos ha permitido hacer cosas no habituales, como pasar lindas noches de verano acostándonos algo más tarde de lo normal, ir por el campo en busca de conejos por la mañana, o tomar tranquilamente el desayuno con una enorme tostada de tomate como le gusta a David. Innumerables han sido los baños en la piscina para sobrellevar el calor, con los que David consiguió soltarse ya del todo y nadar por si solo, además de dominar la respiración por el tubo, sin que nadie le dijera nada … jajaja. Exprimido queda bien el verano, con aventuras, amigos, bonitos lugares, juegos y sobretodo con ese estado de alegría permanente que nos genera en los tres estar juntos. Una sensación de plenitud me queda si miro atrás en estos días, porque sé que lo he dado todo por ellos, y ellos por mi.

DSCF0466

Otro par de sensaciones personales quería comentar de estos periodos que pasamos con los hijos por quincenas y que seguramente muchos de los padres que atraviesan por esta situación sentirán de un modo u otro. La primera sensación es la del Gran vacío que se te queda cuando acaba la quincena y los dejas con su madre, es enorme el Hueco que se te hace, parece que media persona tuya desaparece. En los primeros instantes me suelo quedar muy desorientado y triste, luego poco a poco buscando los argumentos más racionales consigo sobreponerme, y no hay argumento más lógico que el hecho de que ellos también han de compartir sus días de vacaciones con su madre. Sabes que es lo que le corresponde y lo que necesitan también, por eso usando la razón y recordando lo bien que lo hemos pasado, acabo con una sonrisa.

La segunda sensación, que no deja de ser curiosa, se produce cuando vuelvo a estar con ellos después de no haberlos visto durante los quince días que pasan con su madre. De buenas a primeras vuelves a oír la palabra “papá” y resuena en tu cuerpo y mente con una gran energía, después de tantos días sin oírla se convierte en un sonido especial, así con sus voces, vuelve a la vida ese lado de ti que has tenido que dejar adormecido durante esos 15 días, ¡la sensación es única! Cuando los recogí para la segunda quincena que pasábamos juntos en verano, estuvimos partiéndonos de risa en el coche diciendo chorradas, durante los 25 min. que duraba el trayecto al campo, … la alegría se desbordaba … fue un momento para recordar.

DSCF0563

Hace dos días se pusieron a wasapear conmigo, la madre les dejó el móvil y me mandaron muchos emoticonos y alguna cosa que escribió Susana, al rato me llamaron por teléfono y estuvimos hablando contándonos las cosas que habíamos hecho unos y otro estos días. Llevamos ya sin vernos casi tres semanas y las ganas que tenemos de volver a encontrarnos son enormes. Ayer le dije a la madre que si podía pasar la tarde con ellos (esta primera semana de septiembre la juez se la otorga por completo a la madre y no hay visitas), a lo que ella me contestó que “imposible”… Seguramente no hace falta que os describa las sensaciones … os las podéis imaginar.

En fin, recordemos las buenas y dejemos las malas … bucear bajo el agua nos encanta a los tres 🙂

DSCF0468