2

Peculiaridades de mi juicio “El alegato del Fiscal”

De entre todo el esperpento espectáculo que resultó ser la vista del juicio, cinco minutos brillaron por la sensatez y la claridad de los argumentos que se expusieron, fue el alegato final del Fiscal. Cinco minutos más que suficientes en los que presentó con una claridad meridiana los motivos por los que apoyaba la Custodia Compartida. Según lo que expuso, para él quedó más que probado que ambos progenitores habían participado por igual en el cuidado de los menores, que poseían las mismas habilidades para criar a sus hijos, a la vez que cada uno había cumplido con su corresponsabilidad parental. Apreció y valoró que esta participación activa y conjunta de ambos padres había llevado según palabras textuales “a un buen resultado de Felicidad en los menores”.

Vistos los argumentos que el Fiscal mostró y visto el resultado de la sentencia por parte de la jueza …yo siempre me he preguntado: … Si la misión principal del Fiscal es velar por el bienestar y el interés superior de los menores, y él expone y dice que lo apropiado para ello es un régimen de Custodia Compartida, ¿por qué basa la jueza su veredicto para adjudicar la custodia exclusivamente a la madre en “el beneficio e interés superior de los menores”? … Aquí volvemos a dar con el ABSURDO otra vez, … Bien claro tenemos todos que es el juez el que decide, pero que disponga la jueza de una entidad, el Fiscal, con un cometido muy concreto y que luego no solo lo obvie, sino que justamente en ese punto piense de otra manera, pues a mi no me deja tan clara su actuación. Ya me hubiera gustado en ese momento oír a la jueza unas palabras tan claras como las que expuso el fiscal y no dejar para el papel sus livianos argumentos, …  pero bueno, así es “la justicia”.

step0001

Por último me gustaría dejar transcritas aquí las últimas palabras del alegato del Fiscal, las cuales considero que no tienen desperdicio alguno, y son más que aplicables a cada uno de los casos, que al igual que nosotros, atraviesan otros padres y sus hijos, (dispongo de una copia de la vista y por eso os las puedo poner tal cual):

“La psicología ha demostrado dos cosas, uno: que los niños necesitan al padre y a la madre, y aquí lo importante es el interés del menor, y dos: que la privación de la pernocta supone facilitar el desapego de uno de los progenitores, porque precisamente en la más tierna infancia es cuando se realizan los apegos, por lo tanto no nos parece bien que haya una supresión de la pernocta, … no nos parece bien que precisamente sea la pernocta lo único de lo que se priva.

Y tampoco nos parece que sea tan perturbador para los menores el cambio de situaciones y el cambio de horario, … no nos parece.

A nosotros nos sorprende mucho en los procedimientos matrimoniales en la actualidad, que todo lo que rompe una situación idílica de los menores, se considera como un mal para los menores. Y uno piensa muchas veces cómo nos hemos criado nosotros … tendremos que estar todos fuera de sitio, porque nosotros hemos vivido de otra manera … ¡Todo distorsiona a los menores! … Yo pienso que no, y precisamente la psicología también lo dice, estos cambios pueden llegar a hacer a los menores más adaptables a las circunstancias sociales que se van a enfrentar. Con lo cual nosotros vamos a apoyar expresamente el establecimiento de una Custodia Compartida”

2

Peculiaridades de mi Juicio “Boca Tapada”

Para que no caiga en el olvido y quede archivado aquel momento que supone el que nos encontremos actualmente en esta absurda situación (haciendo vida juntos a base de visitas), hablaremos en esta nueva sección de todo lo que aconteció en el Juicio que abocó en tan irracional sentencia. Aquel acto que me dejó realmente impactado, por su contenido, por la actuación de los participantes, por su resultado y por la forma de vivirlo, merece un hueco en nuestro Blog, y lo iremos desglosando punto por punto, para dejar constancia de la irracionalidad del mismo.

step0007

El primer punto que quiero comentar en este primer post de esta sección, es el hecho de que yo, el padre de los niños, no pude hablar en la hora y media que duró el Juicio. Me sentaron en un banco a escuchar, y nadie me hizo una sola pregunta, ni tuve oportunidad alguna de mencionar una sola palabra. Por el contrario tanto la madre de los pequeños, como la abuela materna de ellos, que hizo de abogada de la madre, pudieron declarar y argumentar a lo largo de todo el proceso.

Es inaudito que en un proceso en el que están implicadas dos personas directamente, una pueda hablar y la otra no. ¿Qué tipo de justicia es esta? ¿La de tapar bocas? ¿La de acallar voces que no interesan que se oigan? … Jamás entenderé que un juez o jueza, permita que esto suceda en su sala, no sé si tiene potestad para preguntarme o no, imagino que sí, pero si va a desposeerme de algo tan legítimo como es la custodia de mis hijos, que menos que dirigirse a mi y decirme “¿Tiene usted algo que decir?”, pero era mucho lo que tenía que decir, era la gran verdad que había que ocultar.

Al parecer, solo puedes declarar si te propone a testificar el abogado contrario, en este caso la abuela materna de los niños, pero bien sabía ella que no había pregunta alguna que me hiciera, que pudiera distorsionar la verdad de una situación que ella conocía perfectamente y que por su cobardía no se atrevió a falsear cara a cara conmigo.

La impotencia que sientes al no poder defenderte de todo lo que allí se estaba diciendo, al no poder decir que siempre me había y me he estado ocupando de los hijos, … es tremenda. Que se esté cuestionando que es lo mejor para tus hijos … y que tú, el padre, no pintes nada en eso … es una desconsideración bárbara hacia la figura paterna, … absurdo. Y como tal menosprecio en el proceso tal desprecio en la sentencia.

Como acabó diciendo mi abogado en su alegato final “¿Por qué no se ha propuesto a Javier para hablar?, ¿A caso con eso no se pretende ocultar la realidad? Señoría, … nos ha faltado escuchar al padre de los niños”.

Esto no tendría que pasar.

2

Dar las Gracias

Cuando vamos a comprar el pan, cuando te hacen un regalo o simplemente cuando un niño comparte un juguete contigo, debemos dar las gracias y mostrarnos así agradecidos por su deferencia hacia nosotros. A mi cuando un niño me da las gracias por algo, me viene una sonrisa y una sensación agradable … y creo que eso nos pasa a todos. Mi hija Susana, esta virtud, creo que la ha aprendido bien y la aprecia. A David, que es más pequeño, aún le queda algo de camino, pero va bien … :))

Sigue leyendo