2

Sensaciones de Papá

Las sensaciones que nos ha dejado este periodo estival en el que hemos podido disfrutar de hacer vida juntos durante una semana y dos quincenas alternas son fabulosas. El no estar sujetos a horarios de visitas, pudiendo disfrutar de continuo del día a día, nos ha permitido hacer cosas no habituales, como pasar lindas noches de verano acostándonos algo más tarde de lo normal, ir por el campo en busca de conejos por la mañana, o tomar tranquilamente el desayuno con una enorme tostada de tomate como le gusta a David. Innumerables han sido los baños en la piscina para sobrellevar el calor, con los que David consiguió soltarse ya del todo y nadar por si solo, además de dominar la respiración por el tubo, sin que nadie le dijera nada … jajaja. Exprimido queda bien el verano, con aventuras, amigos, bonitos lugares, juegos y sobretodo con ese estado de alegría permanente que nos genera en los tres estar juntos. Una sensación de plenitud me queda si miro atrás en estos días, porque sé que lo he dado todo por ellos, y ellos por mi.

DSCF0466

Otro par de sensaciones personales quería comentar de estos periodos que pasamos con los hijos por quincenas y que seguramente muchos de los padres que atraviesan por esta situación sentirán de un modo u otro. La primera sensación es la del Gran vacío que se te queda cuando acaba la quincena y los dejas con su madre, es enorme el Hueco que se te hace, parece que media persona tuya desaparece. En los primeros instantes me suelo quedar muy desorientado y triste, luego poco a poco buscando los argumentos más racionales consigo sobreponerme, y no hay argumento más lógico que el hecho de que ellos también han de compartir sus días de vacaciones con su madre. Sabes que es lo que le corresponde y lo que necesitan también, por eso usando la razón y recordando lo bien que lo hemos pasado, acabo con una sonrisa.

La segunda sensación, que no deja de ser curiosa, se produce cuando vuelvo a estar con ellos después de no haberlos visto durante los quince días que pasan con su madre. De buenas a primeras vuelves a oír la palabra “papá” y resuena en tu cuerpo y mente con una gran energía, después de tantos días sin oírla se convierte en un sonido especial, así con sus voces, vuelve a la vida ese lado de ti que has tenido que dejar adormecido durante esos 15 días, ¡la sensación es única! Cuando los recogí para la segunda quincena que pasábamos juntos en verano, estuvimos partiéndonos de risa en el coche diciendo chorradas, durante los 25 min. que duraba el trayecto al campo, … la alegría se desbordaba … fue un momento para recordar.

DSCF0563

Hace dos días se pusieron a wasapear conmigo, la madre les dejó el móvil y me mandaron muchos emoticonos y alguna cosa que escribió Susana, al rato me llamaron por teléfono y estuvimos hablando contándonos las cosas que habíamos hecho unos y otro estos días. Llevamos ya sin vernos casi tres semanas y las ganas que tenemos de volver a encontrarnos son enormes. Ayer le dije a la madre que si podía pasar la tarde con ellos (esta primera semana de septiembre la juez se la otorga por completo a la madre y no hay visitas), a lo que ella me contestó que “imposible”… Seguramente no hace falta que os describa las sensaciones … os las podéis imaginar.

En fin, recordemos las buenas y dejemos las malas … bucear bajo el agua nos encanta a los tres 🙂

DSCF0468

Anuncios
2

Falsas Ilusiones

Disneyland

Dentro de poco comienzan las vacaciones de verano de los peques, según me explican ellos están deseando cogerlas y salir un poco de su rutina colegial. Tras el largo curso escolar es normal que quieran algo de cambio y de nuevas actividades, creo que es más que fundamental para ellos y para cualquiera tomarse esas vacaciones en las que más que nada lo que buscamos es algo de variedad.

Desde hace unos días, hemos creado una lista para ir apuntando en ella las actividades que se nos vayan ocurriendo para luego hacerlas este verano. Tenemos la gran suerte de poder disponer nuestras vacaciones entre el campo y la playa, así que hemos creado una lista para cada lugar. Excursiones a la cueva de la calavera de la cabra, volar una cometa, aprender a montar en bici sin ruedines, bucear con tubo y aletas (David quiere ser buceador … jajajaja) … son algunas de las que ya están apuntadas y que a lo largo de esos días desarrollaremos juntos. Puede ser que no las cumplamos todas, eso siempre se lo digo, pero su gran mayoría os aseguro que sí.

A lo largo de todos estos meses anteriores Susana me comentaba ilusionada que ella, David y su madre iban a ir en las vacaciones de verano, a Paris … a Disneyland, a lo que yo le decía que me parecía un muy buen plan, que lo importante era disfrutar y que estaba seguro que iban a pasarlo muy bien,… ella en buena parte me lo comentaba ilusionada. En la visita del pasado domingo estando en el campo y casi sin venir al caso Susana me dijo: “Papá al final no vamos a ir este verano a Disneyland, mamá me ha dicho que como tú no le has dicho que días ibas a estar de vacaciones con nosotros pues que por eso no podemos ir” … me quedé helado.

Jugar con la ilusión de los niños prometiéndoles cosas que luego no se cumplen es algo vergonzoso que jamás se debe hacer, es engañarles, es aprovecharse de su inocencia y de su confianza, con la consecuente frustración para ellos de no ver realizada una ilusión que además no ha salido de ellos sino que encima se la han creado. Es un juego sin piedad con el que se puede hacer mucho daño a los niños, creando sentimientos profundos de angustia y ansiedad, como la que tenía Susana al contármelo.

Pero que encima su madre me eche la culpa a mi, delante de su hija, de que ella y los que la rodean no cumplan sus promesas, eso ya no tiene nombre, es sencillamente asqueroso, y lo dice todo del tipo de personas que son.

Me alegro que Susana me lo comentara abiertamente, con confianza y así pudiera sacar fuera, en parte, esa decepción que le han generado, y poder explicarle con sencillez y sin más detalles, que la próxima vez tan solo tiene que llamarme su mamá, comentármelo y cuadrar los días.

Lo curioso es que éste no es el primer caso en el que les acrecientan ilusiones con historias que luego no se cumplen. Ya el año pasado Susana y David me comentaban sucesivas veces que en verano irían con su madre a un crucero en barco, pero llegado el final del verano ni barco ni nada parecido. Al parecer Susana no obtuvo explicación alguna de porqué eso que le hablaron y que con tanta ilusión le contaban, no se llegó a realizar, ella me dijo: “Al final no se qué pasó que no fuimos en barco”, imaginaros con que cara me lo decía. Como ese año la mamá elegía los periodos de vacaciones ya no tenía la excusa perfecta para justificarse delante de sus hijos.

A los niños no se les miente, ni se les genera falsas ilusiones, y mucho menos a los hijos, por suerte ellos dos son muy listos emocionalmente y van a aprender muy rápido por su experiencia, a distinguir entre los que hablan con la verdad y desde el corazón, y los que hablan con la mentira, desde el egoísmo.

 

10

Vacaciones Pagadas

En este periodo de vacaciones de Navidad, hemos disfrutado los tres juntos de la mitad de los días. Han sido un total de diez días seguidos, en los que hemos podido convivir aprovechando al máximo los momentos, disfrutando de cada uno de los instantes que componen del día, mañana, tarde y noche. Momentos como la hora de recogerse en casa, la hora del baño, la de la cena, la de tomarse el yogur viendo la TV, la de irse a la cama, la de leer un cuento, algún despertar de madrugada para ir al baño, o alguna tosecilla que requería de jarabe, el que te despierten por la mañana metiéndose en tu cama y potreándote hasta que te levantas … a algunos os sonará como algo rutinario, a mi conforme lo escribo, me suena a Gloria. A parte de lo bien que lo hemos pasado haciendo de todo con las fiestas y reuniones familiares propias de las fechas, esta serie de cosas habituales que os he señalado y que yo no puedo compartir con mis hijos, son las que nos completan, me completan … hacen que el día sea literalmente perfecto. Hemos disfrutado muchísimo los tres 🙂 .

Hablando de las vacaciones, quería señalar algunos datos sobre estas, que analizándolos detalladamente resultan más que sorprendentes, os lo aseguro.

En nuestra sentencia en la que le otorgan la guarda y custodia a la madre y nos dejan a los tres las visitas para poder hacer vida juntos a diario, se establecen durante las vacaciones escolares (Verano, Navidad y Semana Santa) periodos de tiempo igualitarios para que los hijos los pasen con un padre y con otro. Eso sí, solo igualitarios en tiempo. Es curioso que durante esos periodos en los que se reparte el tiempo equitativamente, se tenga que seguir pasando la pensión por alimentos (pensión a la madre mientras los hijos están con el padre), muy muy curioso.

Pero más curioso es aún cuando sumas todos los días en los que se hace un reparto equitativo de tiempos, o sea, vacaciones y fines de semana, en nuestro caso. Aquí os muestro el desglose.

IMG_4310

Sorprendentemente hace un total de 183 días, o sea, 6 meses, … o sea, la mitad del año. Medio año en que los tiempos son equitativos con un padre y con otro, pero eso sí, medio año en el que la balanza con “los alimentos” se inclina toda a favor del progenitor materno.

Así que como último dato deductivo, ya me diréis … quien se va con las vacaciones remuneradas y quien tendrá que echar mano del low cost.

Feliz Año y Feliz entrada al cole a todos !!